Gala Berger

Gala Berger (Villa Gesell, Argentina 1983)

Artista visual y curadora independiente que vive y trabaja entre San José, Costa Rica y Buenos Aires, Argentina. Es cofundadora de La Ene (Museo de Arte Contemporáneo de Nueva Energía), un museo experimental con cuya sede fisica funcionó en Buenos Aires entre 2010-2018 para luego convertirse en un proyecto itinerante. Es cofundadora de la Feria de Arte Impreso de Paraguay, una feria que nace con el objetivo de crear plataformas alternativas de intercambio y circulación de publicaciones independientes. Entre 2012 y 2014, también cofundó y dirigió en Buenos Aires dos espacios de exhibición: Inmigrante [Inmigrante] y Urgente [Urgente]. En el 2018 fue acredora de una beca CIFO (Cisneros Fontanals Art Foundation) con el proyecto Alianzas de la resistencia, un juego de mesa escala real, para explorar la historia social del feminismo en América Latina. Actualmente, en San José, Costa rica, Berger trabaja junto al colectivo feminista Acá estamos y el colectivo Casa MA en la creación de programas concentrados principalmente en difundir el trabajo de mujeres de Centroamérica, el Caribe y su diáspora.

“Gran parte de mi trabajo está intrínsecamente vinculado ligado a la fabulación especulativa, a la ciencia ficción y a la crítica institucional. Participando en la creación de plataformas independientes y proyectos cooperativos, desde la Feria de Publicaciones Paraguay, al Museo La Ene y los espacios Inmigrante y Urgente, todas estas experiencias son traducidas y transferidas a mi trabajo artístico y curatorial de diferentes maneras. Algunos proyectos que estoy desarrollando ahora vienen directamente de allí, mientras que otros están siendo formados para ser parte de mayores esfuerzos colectivos, como una cadena de alimentación recíproca. Creo que la auto-organización implica una crítica al contexto pero parte de la idea de proponer otra posibilidad -una manera activa de producir nuevas narrativas en contraposición a las normativizadas por el poder- y un compromiso con instituciones independientes. El género de ciencia ficción que me interesa no es estético sino político, en el que las probabilidades se convierten en alternativas para permitir que nuestras resistencias de transformación e invención formen parte de realidades más amplias.”